• Admin

Orden y Minimalismo.

El sentir un tipo de necesidad o atracción por mantener una vida ordenada nos acerca a adoptar o adquirir un estilo más sencillo y elegante, es por ello por lo que el minimalismo toma presencia en este tema.

La arquitectura y diseño a finales de los 60 es irrumpida con el estilo minimalista, el cual desde ese entonces ha tenido distintos cambios de idea y concepto. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una de las tendencias de moda en muchos lugares.




Surgido en Nueva York con la llegada a EE. UU. del alemán Ludwig Mies Van der Rohe, director de la Bauhaus en la década de los 60, el minimalismo se centra en los espacios y la propia arquitectura, convirtiéndolos en elementos decorativos sin necesidad de otros complementos adicionales. El principio en que se basa este estilo no es otro que la simplicidad de las formas.



En la filosofía del minimalismo se señala que “menos es más”. Por ello se dice que, cuantos menos elementos haya en cada una de las estancias, mejor. Así, a la hora de decorar la casa se debe buscar la tranquilidad y serenidad mediante líneas puras y rectas, y volúmenes simples y geométricos.


El mobiliario y los materiales.

Si optas por adoptar este estilo, las recomendaciones sobre los muebles es que estos deben ser estilizados, más anchos que altos, y, sobre todo funcionales, sin renunciar a la comodidad. De diseño pulcro, acabados lisos y formas simples y rectas.


Estos objetos suelen estar elaborados con materiales naturales y elegantes, como la madera, cristal o el acero, combinando con acabados de cemento pulido, o piedra como revestimiento de suelos y/o paredes. La distribución se trata que sea simétrica y espaciosa permaneciendo pegados a la pared para conseguir más luminosidad y amplitud.




Los colores

El minimalismo tiene como objetivo tener una imagen de orden, limpieza y elegancia, creando espacios amplios, despejados y luminosos. Esto también es debido a los colores que se escogen, gracias a tonos como el beige o algunos marrones, y otros más puros como los negros y blancos.


Una de las características principales del minimalismo es el mono cromatismo: paredes, suelos y techos vestidos de un solo color, a menudo colores oscuros como el negro y marrones, o algunos más claros, como los grises y blancos.




Recuerda que puedes adoptar cierto grado de este estilo, tal no es necesario deshacerte de todo, sin embargo, manteniendo el concepto de tener una imagen ordenada y limpia, lo cual generara una sensación de serenidad, el minimalismo definitivamente te ayudara a tener una vida más ordenada.



#BLOGINMOBILIARIO

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo